RECORTES NO

viernes, 19 de diciembre de 2014

Feliz no-cumpleaños a mí

Hoy he cumplido 52 años. Nada especial. No me gusta que el día de mi cumpleaños sea especial. No me gusta celebrarlo.

Me gusta que se acuerden de mí, claro. Me hace ilusión que me canten el "Feliz, feliz en tu díaaaa" por teléfono, que me manden tarjetitas como ésta, de Aline Calamaro, mi compañera del Liceo Francés, brindar con mi familia y/o amigos, irme a cenar con Morritos a cualquier sitio, aunque sea a un KFC... Me gustan la muestras de cariño, como a todo el mundo, y me gusta agradecerlas, cómo no.

Pero desde que dejé la niñez no me ha gustado dedicar una atención especial al día de mi cumpleaños, ni utilizarlo como excusa para hacer algo especial. Supongo que hay otras muchas fechas que me gustaría celebrar, que me parecen especialmente significativas, pero de las que nadie se acuerda. Ni mi madre, ni Morritos, ni nadie. 

Nadie se acuerda de que el día de Santa Olga de Kiev es el 11 de julio, que el aniversario de mi vaginoplastia es el 29 de noviembre, que Goofy murió el 12/12/2010... Hay fechas mucho más importantes para mí que el día de mi nacimiento, para bien y para mal, y a mi entorno parece importarle muy poco lo que yo sienta, lo que yo soy de verdad, lo que de verdad me importa.

Y sin embargo, soy una friki porque no me gusta celebrar mi cumpleaños, porque nunca quiero que me regalen nada, porque digo mi edad antes de cumplir los años que me 'caen' meses después. La verdad... mi reino no es de este mundo.

viernes, 12 de diciembre de 2014

... La Mari Morenaaaaaa...

Reciclaje creativo. Humor ácido. Evocación de desgracias con culpables impunes.

Vivimos en la basura, lejos de sus mansiones y mentiras. Ni siquiera lloramos ya de vernos así, porque aún nos queda la certeza de ser todavía supervivientes en un mundo de mierda donde los que carecemos de maldad seguimos teniendo una parte de dignidad intacta, mientras que los otros, miserables prestidigitadores de la impostura, siguen mirándonos desde lo alto. 

No sé si esto acabará un día, pero si sé que much@s preferimos esta imagen y una lata de mejillones en escabeche que una participación en los mercados de sin-valores. Resistir con el corazón limpio es toda la leña que necesitamos para pasar el sucio invierno de los canallas.