RECORTES NO

viernes, 27 de junio de 2014

Úrsula Martínez, esa gran artista de madre española


Empezaré por el principio...

Hace algo más de 5 años (por diosa, cómo pasa el tiempo...) escribí un post sobre ella: Úrsula Martínez, la Maga desnuda. Repasando enlaces rotos, me di cuenta de que el vídeo de 'Hanky Panky' que enlacé en aquella entrada del 2009 ya no estaba disponible (suele pasar), y miré a ver si encontraba otro. Lo encontré y actualicé el post, pero lo interesante es lo que averigüé después.

Resulta que aquella grabación que enlacé entonces había sido realizada y publicada en YouTube sin autorización de la autora. Al menos eso es lo que declara Úrsula en una interesantísima entrevista concedida a la ABC RN (Australia). Sin embargo, algunas malas lenguas, al parecer y según ese mismo medio, dicen que "some comments from viewers [...] pointed out that the 'Hanky Panky' video (an excerpt of which appears in our video) looks professionally edited and shot, and some found it hard to believe she wasn't in the know." (ver respuesta a mi primer comentario al vídeo del encabezamiento).

Sea como fuere, Úrsula decidió tomar las riendas del asunto y controlar las grabaciones de sus espectáculos, seleccionando ella misma cuáles publicar y cómo hacerlo. Recomiendo una visita a su página profesional.

Aunque parezca mentira, su número 'Hanky Panky' tiene ya 15 años, y ha corrido mucho mundo de cabaret en café-teatro. Úrsula no ha parado de innovar, contando su propia historia y sus intersecciones con otras, alucinando con lo que se viene encontrando en su bandeja de entrada a raíz de esa no deseada publicidad (My Stories, Your Emails). Y bueno, así llegamos al número que nos ocupa: My Mother, o también 'Me Mum', que es como se diría en su barrio de origen, West Croydon. De hecho, ella misma lo titula Viva Croydon! en la grabación de esta actuación en Melbourne (Diciembre 2010).

Le he ofrecido subtitularlo en castellano, aunque posiblemente ya se le ha ocurrido a ella y no lo he visto, o no quiere hacerlo por la razón que sea. Más que nada, lo que pretendo con ello es dar a conocer su trabajo en España, por mucho que posiblemente no le resulte rentable promocionarse aquí, pues ya tiene un clamoroso éxito por Australia y Nueva Zelanda (no sé si incluso se ha establecido por allá...).

Lo que de verdad me resulta atractivo de My Mother es la situación que presenta, que no por familiar me resulta menos cómica: una española que lleva 40 años en Londres y conserva su marcadísimo acento español y gran parte de su forma de pensar. Yo es que la veo... Algo así como la foto de la derecha, pero con kettle silbando para un té y los "top of the pops" de Radio One sonando por la radio. Frente a esa estampa costumbrista y tan entrañable, Úrsula cantando con guitarra y fandango extractos de sus conversaciones con ella... Maravilloso.

jueves, 26 de junio de 2014

Crowdfunding por Pikara Magazine


Lo he compartido en Facebook y volveré a compartir este post, a ver si conseguimos algo. Los proyectos bien hechos, innovadores, valientes y feministas deben ser apoyados. Pikara Magazine en papel es uno de ellos.

El crowdfunding funciona y es lo mejor para no sólo conseguir la financiación que se necesita, sino para medir el grado de compromiso colectivo con el proyecto. Se han conseguido ya dos tercios del dinero necesario, así que... ¡vamos, sistas! ¡Que no se diga!

Por si fuera poco, Alicia Murillo ha compuesto un "sevillaeton-clip" de lo más gracioso. Os lo pongo aquí, que merece la pena.

viernes, 20 de junio de 2014

El sexo sentido

 Documentos TV - El Sexo Sentido
No sé si el documental El Sexo Sentido habrá hecho algo bueno o no por las personas transexuales / transgénero / etc. Lo cierto es que es un documental bien hecho. 

Toca un tema MUY controvertido: la transición temprana (que un artículo de Lynn Conway denominaba "precoz" hace unos 10 años). En otros países se viene abordando con interés y decisión desde finales de los 90. Holanda es posiblemente pionera, pero probablemente haya habido otros países que inmediata o simultáneamente se pusieron a ello, sólo que no nos hemos enterado. ¿Que el abordaje de la Dra. Cohen-Kettenis es más o menos acertado? Inevitablemente, es discutible, dada la novedad del asunto a todos los niveles (médico, social, filosófico, legal, etcétera), pero en algún momento alguien tenía que hacer algo. 

El argumento con más peso específico para cuestionar el abordaje actual es cómo se divulga la transexualidad: nos medicalizan como "pacientes con un trastorno" en beneficio de los cirujanos plásticos en particular y en general del poder omnímodo de los científicos como autoridades indiscutibles. En la Fundación para la Identidad de Género hicimos un vídeo bastante crítico contra los abusos de la medicina en materia de transexualismo (¿Qué me pasa, Doctor?, guión publicado en las actas de las jornadas Transexualidad, hombres y mujeres con todos los derechos. Gijón, 2005), y reunimos toda la documentación que pudimos para deshacer tópicos, fomentar la reflexión y libertad de opciones reales, e invitar a los profesionales sin ánimo de lucro a que colaborasen en nuestras tareas. Con eso pretendo demostrar que siempre he sido, y todavía soy, enemiga de que los médicos "secuestren" la transexualidad en detrimento de sus pacientes, en la misma medida que estoy rabiosamente en contra de la patologización del embarazo y el parto, por poner un ejemplo de reciente debate.

Y por si a alguien le quedase aún alguna duda, suscribo al pie de la letra lo que dice Andrea Planelles, Presidenta de la Fundación para la Identidad de Género (con la que trabajé arduamente durante 3 años), en su ponencia "La ley que se olvidó del género", presentada en mayo 2007 (p. 100-111). En ese mismo año se aprobó la LEY 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, que
a) nos deja a merced de diagnósticos médicos,
b) deja sin resolver varios problemas serios de tipo socio-legal con que se encuentra la persona transexual en transición y,
c) por si fuera poco, IGNORA completamente el tema de la transición en menores de edad.

Dicho esto, por muy controvertido y difícil de asumir que nos resulte, hay que hacer algo cuando una identidad de género no acorde con el género asignado se manifiesta a edades tempranas. DEBEMOS garantizar que a cualquier edad podamos desarrollarnos felices, y eso sólo es posible:

  1. desdramatizando -que no ignorando ni asumiendo sin más- tanto la existencia del binomio hombre-mujer (o niño-niña) como la posibilidad de inhibir una pubertad hacia un sexo percibido como no propio, y
  2. implicando a todos los miembros del entorno del / de la niñ@ (profesionales, familia, educadores...) para dejarle la vía completamente libre a su expresión de género, manteniendo una comunicación constante entre todos.
 Pikara MagazineEn cuanto a las diversas teorías acerca de si el género debería ser uno, dos, tres o más... quiero seguir manteniéndome al margen de la polémica (de ahí que recalque el punto 1. más arriba). Sin duda hay mucho que trabajar en educación igualitaria (coeducación) y luchar contra el sexismo tradicional, pero creo que las propuestas de la Teoría Queer van mucho más allá. Me parece estupendo que se discuta qué es lo que nos hace hombres, mujeres o simplemente seres humanos con la corporalidad que sea, como coincido con la idea de que cada cual debe poder vivir su identidad a su manera en el sector del mundo que le haya tocado vivir. Lo digo porque soy lectora asidua de Pikara, y fan-seguidora de varias de sus autoras (sobre todo de Alicia Murillo y su divértidísimo conejo) y no me ha quedado más remedio que comentar uno de sus artículos (digo yo que la moderadora lo publicará), muy crítico con el documental que es tema de este post. Extracto una parte de mi comentario:
"¿De verdad alguien se cree que mi vida es peor o mi camino ha sido menos libre porque no tengo testículos ni ovarios, o porque soy una mujer más desde hace sólo 14 años y medio, a mis 51 años? Yo no. Moriré mujer luchando por mis derechos y trabajando honradamente en lo que me gusta. Puedo denunciar discursos interesados y perversos, como el de la cirugía plástica "obligatoria", el de la lactancia materna "milagrosa", o el de los vientres de alquiler en los países del tercer mundo, como lo hace cualquier mujer concienciada con su tiempo. Mis diferencias fisiológicas con otras no tienen nada que ver con eso. No me gusta especialmente ser mujer, pero lo soy. Antes, sencillamente sólo existía para los demás."
No sé muy bien para qué ni para quién he escrito este post, pero tenía que hacerlo. Se va a compartir en Facebook, como ha hecho alguna comentarista del artículo de Píkara (mucho más radical y crítica que yo, y con la que no estoy necesariamente de acuerdo), porque me parece que el tema tiene calado.

domingo, 15 de junio de 2014

Frase de Beatriz Gimeno para reflexionar


"El feminismo siempre es un asunto difícil. Y más ahora. Hay una generación joven que se cree inmune al machismo y que, precisamente por eso, son más machistas que sus padres."

Absolutamente cierto, y aterrador. La triste moraleja es que hemos retrocedido una generación, quizá dos, en cuanto a derechos efectivos de las mujeres. Desesperante.

domingo, 8 de junio de 2014

¡Sonríe!

La primera, para que la pongáis en vuestro perfil de WhatsApp. (Si os da la gana)


















La segunda, para sacaros otra sonrisa... Sé que hay mucha gatera por ahí ;-)