RECORTES NO

sábado, 21 de julio de 2012

Olgitxu, Itxartxu ta Tobitxu

Itxaro y Tobitxu delante de la casa
Pues sí, hemos vuelto rebautizadas, incluido nuestro txakurtxu. Un viaje genial, una estancia maravillosa en la Casa Elizetxe (Errigoiti, Vizcaya), donde es tan difícil llegar como irse, unos encuentros y descubrimientos muy hermosos. 

Bien es cierto que nos costó llegar, porque salimos tarde y nunca es fácil encontrar un sitio desconocido y apartado en plena noche con los nervios añadidos de retrasarse más de lo previsto. Pero en Morga unos amabilísimos parroquianos tomándose "la penúltima" nos acompañaron (sí, sí, mostrándonos el camino) hasta nuestro destino, pasadas ya las 11 de la noche. Caímos rendidas en la cama (por cierto buenísima), y dormimos como angelitas 8 horas de un tirón, como hacía tiempo que no nos sucedía. 

Servidora con la etxeko andre
Cada vez es más frecuente, sobre todo en casas rurales, que acepten mascotas, pero para Soledad, la etxeko andre, son protagonistas. Para ella no sólo es natural, sino necesario, seguramente porque desde que era niña los animales desempeñan un papel importante, no sólo en su entorno rural, sino en la de los peregrinos del camino de Santiago, que pasan por su casa a pie, en burro o a caballo, a los que también aloja, de enero a diciembre, desde siempre.

Cirueleando
Os podéis imaginar el GUSTAZO de despertar en un entorno así, fresquito y verde, y pasear a Tobitxu, que disfrutó tanto o más que nosotras.  En su huerto tiene maíz, patatas, cebollas, higueras y otros frutales estupendos. Recogí unas ciruelas-fresa riquísimas que repartimos al regreso con mi madre. Un sitio maravilloso, una "patrona" encantadora, y como suele pasar en casas rurales, buen ambiente con los demás huéspedes.

Mundaka
La única nota negativa del viaje fue que la ley de costas de Euskadi prohíbe perros en TODAS las playas, bien vigiladas por los HondartzainasTobitxu apenas pudo pisar la arena, con lo que le gusta escarbar y revolcarse... En fin, al menos nos pateamos Bermeo, Bilbao y Gernika, para después regresar dando un rodeo por Santo Domingo de la Calzada y Silos. 1.300 kilómetros en total, que disfrutamos intensamente esos pocos días que pudimos escaparnos.

Iré poniendo las fotos en los álbumes de Facebook de Morritos (Itxartxu), a medida que las vaya editando, escaneando y seleccionando. Por cierto, por si no lo sabéis: la luz de Euskadi es perfecta para cualquier foto (paisaje o retrato), especialmente cuando está nublado.

6 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Vivo algo así a diario y lo disfruto como si cada día fuese el primero y el último.

Gatita oscura dijo...

Me alegra que el viaje al país vasco te halla sido agradable, que pena que no te tenga en mi facebook, para ver esas fotos ;P

Lametones viajeros

De Luna dijo...

Mira, un poquito de envidia me ha dado, con el calor que hace por aquí abajo y el recuerdo de otras casas rurales del norte en donde he pasado temporadas ¡y además permiten mascotas!

Oye, me gusta la fuente que has puesto para las entradas :)

Un beso

Candela

Olga_C dijo...

mariajesús: Te creo, y no sabes la envidia que me da cuando veo las fotos de tus tareas diarias.
Gatita: Pues pincha: éste es el perfil de Espe (Itxartxu). Haz una solicitud de amistad y listo. Pero creo que los álbumes son públicos. ¿El enlace del post no te envía directamente a las fotos?
Candela: Sí, es bueno escaparse del secano estepario de vez en cuando, que hasta el higo se te queda chumbo :-).
Me alegro que te guste el tipo de letra. Lo voy cambiando para romper monotonías.

Rafael Baralt dijo...

Hola Olga,
El lugar se ve hermoso y por la forma como lo describes provoca ir a quedarse unos cuantos días. Me alegra que hayas salido de la rutina a respirar aires renovados y seguir en tu lucha.
Muy bello tu perrito.
Un abrazo!
Rafael Baralt
@raguniano

Olga_C dijo...

Gracias, Rafael. Tengo pendiente responder a tu amable correo. Un cordial saludo.