RECORTES NO

martes, 28 de febrero de 2012

I had a dream...

Sí, era casi un sueño. Me preguntaba yo cómo podría probar una Harley... Y la semana pasada me llega un mail de Portalmotos, anunciando una fiestuki de presentación de los últimos modelos 2012 en Makinostra, sede de la marca en Madrid. A la presentación no me apetecía ir, pero ¡oh, maravilla! ¡TIENEN MOTOS EN ALQUILER! Ni me lo pensé. El viernes al mediodía fui, dejé mi Suzuki V-Strom en su garaje, y salí con esa Señora tan enseñorada que veis a la derecha de estas líneas. Cuando salí a las calles de Madrid con esa música bajo los muslos, pasando las marchas con el tacón... No me lo podía creer.

La idea de darle la sorpresa a Morritos, muy baja de moral por su salud, era gran parte del plan. Hace meses que no puede subirse a una moto por la rodilla, pero en ésta sí que iba a poder, al ser mucho más baja y amplia que la mía. No hicimos muchos kilómetros, pero fueron suficientes para sacarnos la espinita. Recuerdo sus ojitos alucinados cuando estuvimos en la concentración motera de Motarres i orgullossos en Lloret de Mar (2007). Miraba las Harley con admiración y deseo... Ahora ya podemos decir que no hemos sido solamente espectadoras, ¡hala!

Detalles técnico-moteros (por si interesan)

Motor: Sí, eso sí que ha sido una experiencia única. Montar una bicha de 103 pulgadas cúbicas (redondeando: 1.590 centímetros cúbicos) y circular a 130 por hora a menos de 3.000 rpm, es como conducir un diesel de 2 ruedas. El par motor y la relación de cambio son de ensueño. Fiel a su tecnología, Harley Davidson cumple 100 años justos construyendo motores bicilíndricos en V... ¡y refrigerados por aire! Por ese lado, un aplauso fervoroso a los ingenieros de Milwaukee. Quien tenga esa moto se la podrá legar a sus nietos tranquilamente.

Conducción y manejo: demasiado especial  para mí.
- No es una moto para todos los días, y eso la descarta para mí. Voy en moto casi a cualquier sitio, 365 días al año.
- Pesa 330 kilos (casi el doble que mi japonesa trail), y aunque es muy manejable, sería incapaz de levantarla yo sola si se me cayera. O sea, no es para circular por ciudad, donde -además- consume demasiado para mi bolsillo y conciencia ecológica.

Aparte de eso, yo concibo la moto casi como un caballo con ruedas: necesito estar montada encima, mirando la carretera por encima de su cabeza, y no sentada en medio, como metida dentro. ¿Hay otras Harleys? Sí, pero entonces tendrían otros inconvenientes (coste de mantenimiento y seguro sobre todo).


ERGO: definitivamente, soy de japos. Económica, versátil, práctica, y de escala europea

viernes, 24 de febrero de 2012

Carita triste

Carita triste, ojos cansados, sonrisa que tiembla.
Respiras despacio, piensas incrédula, sientes borroso
Eres caramelo, flor suave, aire tibio
Obrando milagros mirándome así.


Espero tener aliento y fe para todas tus manos
No quiero me falten espaldas para captarlas.


Tiemblo a veces guiñando al ánimo, amor
Inasequible al ceño que me grita en silencio.

domingo, 19 de febrero de 2012

Elling

Para celebrar nuestra alegría de estar juntas, se me ocurrió que ir al teatro estaría bien. No me equivoqué, y creo que elegí una gran obra, que además resultó estar muy bien montada y soberbiamente interpretada. 

La interpretación de Carmelo Gómez no me sorprendió tanto, porque es un actor que siempre selecciona muy bien sus papeles (garantía de un actor comprometido con su arte), y que se los curra mucho. Me encantó en El perro del hortelano, de Pilar Miró, donde demostró que podía hacer incluso teatro clásico, algo a la altura de pocos. Eso me animó a ir a verlo sobre un escenario, a ver qué tal se desenvolvía en un teatro de verdad. Excelente, como no podía ser menos.

El que de verdad me dejó atónita fue Javier Gutiérrez. Sólo lo conocía por la tele y algo de cine, donde no lo hace nada mal. Pero entre unas series infantiles como Los Serrano o Águila roja , o un papel secundario en una buena comedia como Crimen ferpecto, y un papel complicadillo como el de Yarne en un montaje teatral de 2 horas seguidas sin descanso, hay un trecho largo. Pues sencillamente sublime. Este chico vale, y mucho. Creíble, incluso más que su compañero, nada sobreactuado, divertidísimo pero con profundidad. Disfrute en estado puro.

El montaje es de los que a mí me gustan: escenario rodeado de público sin apenas atrezzo, proximidad con el público, y ritmo, mucho ritmo. Había perdido la esperanza de volver a ver teatro tan puro sin cansarme. Prueba del algodón: Morritos, que no está acostumbrada al teatro (ni como lectora ni como espectadora), disfrutó de principio a fin, apreciando la grandiosa hazaña de mantenerla en vilo y con sus 5 sentidos durante toda la función. Súper currao.

Alguien podría pensar que es una pura comedia de gags bien hechos. Pues no, para nada. Reflexión sobre la 'normalidad'  ("prefiero peculiar antes que raro", dice Elling), sobre la relatividad de la locura, manifiesto a favor de los desheredados, la esperanza, el amor y la poesía. Salimos renovadas del teatro. Respirábamos mejor. Nos queríamos más, sin saber por qué. 

ERGO: muy recomendable.

martes, 14 de febrero de 2012

Enamoradas

Foto: Ave (El unicornio negro)

Ya publiqué esta foto en otra ocasión, para una despedida temporal, hace algo más de 2 años y medio. Ahora la vuelvo a poner, coincidiendo con San Valentín, para volver a manifestar mi amor por mi Morritos linda, con la que me beso tiernamente cada vez que puedo. 


Esta vez el beso es un principio más, el de todos los días, el de ayer y el de mañana, del despertar y el de buenas noches, el de soy tuya y eres mía, el de te quiero porque eres tú, el de las mil y una noches, el de los mil y un días. 

Porque te quiero, amor, porque te quiero...

viernes, 3 de febrero de 2012

Krudas Cubensi: NoSóloGordas

Esta canción representa bien lo que quiero decir: algunas se niegan a que su cuerpo sea colonizado por el patriarcado. En realidad, el sobrepeso sólo es una excusa para plantarle cara a la estética estándar para las mujeres, rechazar la anorexia institucionalizada, escandalizar a todo aquél que presuponga la sumisión de la mujer a los valores del patriarcado. Se trata de feminismo, no de estética ni de ortorexia. No entraré, pues, en la polémica del control de peso saludable, ya que mis "fellow-bloggers" lo han tratado acertada y profusamente aquí, aquí, aquí, y en varios otros posts cuyos links no me apetece buscar ahora.

June Fernández, periodista
Gracias a June por escribir sobre el debate que protagonizó este grupo cubano de hip-hop en la UNEAC, y a María Luisa Latorre por compartirlo en Google+. Da gusto tener informadoras como éstas. En la reseña que escribe June, impresiona la primera frase, cita literal de Pasita:
“No nos engañemos: en cada familia cubana hay una prostituta. ¿Es así, o no?”. La mitad del público grita que sí; la otra mitad murmura indignada.

Pasita y Olivia, de Krudas Cubensi, y Sandra 
Álvarez, anfitriona del coloquio
Tocaron la fibra sensible. Cuesta aceptar que, en un país como Cuba, donde se supone que los valores tradicionales del capitalismo se combaten desde todos los frentes, el sexo es producto exportable como el ron de caña o el tabaco. Y que quede claro desde YA: ni a estas señoras hip-hoperas ni a mí misma se nos ocurre demonizar la prostitución, ni mucho menos a las prostitutas, ya sean cubanas o de cualquier otro sitio. Sin embargo, hay que llamar a las cosas por su nombre: el turismo sexual es fuente de ingresos, un mercado muy visible:
[...] por ejemplo la mayoría de mujeres se hacen manicuras llamativas, y estoy convencida que el porcentaje de uso habitual de tacones altos es mucho mayor que en el País Vasco.
Es un ejemplo muy básico, aparentemente superficial, pero suficiente para los propósitos de esta argumentación. Es evidente que la delgadez artificial de las jóvenes cubanas, sus sofisticadas manicuras y tacones de aguja paseando por el Malecón no se deben al cuento de La Cenicienta (no son niñas), ni a su versión moderna de Pretty Woman (tampoco son tontas, ni analfabetas). La feminidad de esos complementos y estética son herramientas de trabajo, y la presión ejercida sobre las mujeres cubanas es institucional, como bien se dijo en aquel debate.

[Añado una constatación: denunciaba el castrismo revolucionario que Batista había convertido La Habana en el burdel del Caribe, pero me temo que las cosas no han cambiado mucho en los últimos 53 años. Es consabido, además, que las prostitutas cubanas son informadoras gubernamentales sobre las actividades más o menos inconfesables de los extranjeros...]


Nooo, no pretendo echar más leña al tórrido fuego de la prostitución, aunque sea una de las puntas del mismo iceberg: heteronormatividad versus feminismo, feminidad versus mujeridad, oferta versus demanda... Las Krudas atacan ese bloque de hielo a su manera, visibilizando su lesbianismo, destripando la feminidad sometida al varón, negándose a aceptar forma alguna de patriarcado, por "suavizado" que les parezca a algunas. Por desgracia, muchas algunas creen que existen formas aceptables de machismo, de la misma forma que algunas lesbianas femme se sienten "agredidas" por la estética más o menos butch, por no hablar de las lesbianas de closet que tildan la visibilidad de exhibicionismo. Todo eso son laderas de la misma montaña, y por qué no un poco de hip-hop cubano feminista para escalarla y colocar la bandera arco iris en la cumbre. Recomiendo la entrevista que les hizo Sandra Álvarez para la UNEAC.

Hace apenas tres años, me resistía a aceptar, furiosamente incluso, la famosa frase "no soy mujer, soy lesbiana", de Monique Wittig. Ahora que la entiendo bien, la suscribo absolutamente, y se la estampo en la cara, por ejemplo, a las heteras complacientes con lo inaceptable, las seudo-feministas defensoras de la maternidad como "arma y seña de identidad", o sencillamente para dejar sin palabras a mis hermanas mayores, que a menudo demuestran hacia mí una extraña condescendencia (¿quizá compasión?) por no sé qué oscura razón que me niego a investigar. Hay TANTO falso feminismo por ahí todavía, cuando llevamos ya 12 años de siglo XXI, que descubrir a las Krudas Cubensi supone un soplo de aire fresco. Y eso que el hip-hop no me gusta demasiado...

Pues sí, es gracias a mujeres como las mencionadas/aludidas en este post que, sabiéndome diferente, nunca más me sentiré rara. Un beso a cada una, sistas.

Punto y aparte

Breve nota informativa, sin gráficos. 

Me han echado de Securitas, con toda la razón. Cometí un error imperdonable y punto. Otra vez al paro. Una semanita de trabajo, una más de prestación. No está mal, bien pensado: a lo mejor el destino me reserva un trabajo de profe, traducción o edición de textos/imágenes. 

Ahora, a otra cosa, mariposa.