RECORTES NO

domingo, 30 de enero de 2011

Mi Amor entero se lo doy a mi Morritos

El 1 de enero cumplimos 4 años como pareja. Entonces la llamaba Ratita Linda. Siempre me volvieron loca esos labios carnosos y sonrosados, que me encanta besar mientras me aferro al pelo de su nuca. Lo de Ratita fue por las coletitas que llevaba cuando la conocí, como las orejas de Minnie Mouse, y que agarraba al besarla. Ahora siempre lleva el pelo corto, como en la foto.

Así que, entrando en nuestro 5º año, la llamaré Morritos.

Éste es de los muchos autorretratos que se hace, una especie de diario fotográfico sin un propósito claro, pero que invariablemente refleja un estado de ánimo y a menudo alude a la situación que lo origina. Preciosos labios, ¿verdad?

Corría el mes de mayo 2007. Yo aún vivía en Sabadell y ella cogía el autobús para pasar algún fin de semana conmigo. Esta foto recoge su tristeza el día del regreso a Madrid, mp3 a tope para no escuchar el tronar de su corazón, con la camiseta de La Oreja de Van Gogh que le regalé. Con todo ese dolor a cuestas y la tapicería del autobús de fondo, se perfilan esos jugosos morritos, entonces decorados con ese bonito piercing, reluciendo el mensaje "¡Guapa!"

Han pasado 4 años y lo recuerdo como si fuera ayer. La excusa de que ahora la llamo Morritos es perfecta para volver a decirle que la quiero más que ayer y menos que mañana, jurarle que no volveré a hacerla sufrir, y repetirle que con ella encontré la paz, un tesoro que no voy a perder.

Te quiero, Morritos.