RECORTES NO

viernes, 26 de noviembre de 2010

"¡Mis fotos en Internet! ¿Y ahora qué hago?"

Una amiga me ha mandado un mail con 2 videos. Os pongo el que viene en español, sobre todo porque me parece más ilustrativo. Es un spot para "proteger" a nuestros tiernos infantes. ¿O más bien a nuestras delicadas princesitas? (Apunto que en ambos spots la protagonista es una chica).

 

Exterior día, primera: joven gacela, asustada porque salidos y niñatos la reconocen por la calle y se le insinúan. Nótese sobre todo la victimización de la víctima, con un ataque de pánico por una situación supuestamente fuera de control para ella, dando a entender que quizá se deba a una imprudencia SUYA. Por favosssss.

Imaginemos que el protagonista de este spot es un chico, de su misma edad, bien parecido, y que alguien (acaso él mismo, sin pensarlo demasiado) ha colgado una foto suya en calzoncillos. ¿La reacción de quienes lo reconozcan va a ser la misma? ¿Se produciría esa sensación de pánico/descontrol/desamparo en el chico? Y suponiendo que las chicas (y/o algunos chicos) se le insinúen, ¿resultaría igual de desagradable para él? Si la respuesta es "NO" a todo, la cuestión me parece bastante clara.

Vamos por partes.
  1. Aunque bien es cierto que cualquiera (conocid@ o no) puede sacarnos una foto en cualquier sitio, incluso haciendo top-less en la playa, y colgarla en Internet o pegarla en las farolas de nuestra calle, no lo es menos que resulta improbable vernos así expuest@s en un sitio público sin conocer la existencia de esa foto y/o cómo llegó hasta ahí. Como dice un viejo refrán chino, "si no quieres que se sepa, no lo hagas".
  2. Entiendo (aunque no comparto) el pudor, pero quien sienta vergüenza de su imagen tiene un problema. Es decir, comprendo que protejas tu intimidad, pero que tengas miedo a dejar de ser anónim@ es como salir a la calle a cara descubierta y sonrojarte porque pronuncien tu nombre.
  3. Rechazo rabiosa y tajantemente cualquier situación en la que la población humana sea tratada de forma sexualmente diferenciada en el ámbito social. Si las mujeres, en un contexto idéntico, somos más vulnerables frente a los hombres que ellos frente a nosotras, NUNCA se debe señalar a la víctima como causante, ni por acción supuestamente imprudente, ni por supuesta omisión de prudencia.
  4. Conozco a demasiadas mujeres que publican fotos suyas y de sus hij@s en Internet, y TODAS coinciden en dos cosas fundamentales:
    a)  el uso indebido de esas fotos es responsabilidad exclusiva del infractor:
Artículo 18. 1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. (Consitución Española, 1978)
b) las películas que se monten los salidos con mis fotos o los pederastas con las de mi hij@ son cosa SUYA. Ello NO implica que yo consienta sus hipotéticas agresiones, del tipo que sean. ¿Hace falta recordar las sentencias de la minifalda, o de los vaqueros ajustados? Espero que no.
Esta clase de spot mantiene la mentalidad de la falsa protección por el miedo en lugar de fortalecer mediante el empowerment (lo de "empoderización" me sigue sonando a rayos, sorry). Es como huir de un criminal en lugar de denunciarlo. En este caso, además, el "crimen" sólo existe porque, según parece, las mujeres, mucho más que los hombres, son patológicamente inseguras en cuanto a su imagen personal. Y en lugar de enseñar autoconfianza, y por tanto libertad, se mantiene el terror al qué dirán, que sólo fomenta la vulnerabilidad.

Para vomitar, oiga...

4 comentarios:

Candela dijo...

Leí esta mañana tu post y ya lo he vuelto a ver varias veces. Me ha hecho pensar, porque conocía ese spot y me había parecido muy bueno para evitar que se pusieran fotos tan alegremente en internet. Yo misma me planteé estas mismas hipótesis que tú has expuesto cuando puse mi primera foto en el blog, e incluso la de mi hija: si nos ven por la calle, ¿por qué no nos pueden ver por aquí? ¿Qué diferencia hay? ¿Que la difusión puede ser mayor? Bueno, no me importaba.

Creo que hay un riesgo en menores de edad, que creo que es a quien va dirigido este spot: que cuelgan imágenes muchas veces en situaciones muy íntimas, o que no tienen precaución a la hora de chatear con cámara con según quién en situaciones aún más íntimas. No saben en qué manos está cayendo esa intimidad. De hecho el ciberbullying es uno de los peores problemas que tiene internet, tanto para chicos como para chicas: fotos íntimas o con gestos ridículos. No tienen aún suficiente madurez como para afrontar la problemas derivados, y creo que aún siendo mayores no queremos que nadie publique algo que ha ocurrido en una esfera muy privada e íntima. Trae problemas: chantajes, burlas, denuncias, juicios o simplemente vergüenza propia. En menores no está de más (creo) hacer meditar sobre lo que publican o a quién envían sus imágenes por la posibilidad que hay de que las hagan públicas cuando no quieren que así sea.

Candela dijo...

Sigo...

Pero creo que tienes mucha razón en la victimización secundaria que se hace de la chica del spot, que no habría sido igual para un chico. En el caso de un chico se habría sentido ridículo si lo hubieran publicado metiéndose el dedo en la nariz o, sobre todo, siendo humillado por otros. En el de una chica, es su cuerpo. Tienes razón en que el spot la culpa de la irresponsabilidad de otros y del baboseo que se crea en torno a su imagen.

Olga_C dijo...

Cande: Ssssí, pero no. Efectivamente, el spot va dirigido a menores, pero NO menciona la prudencia a la hora de chatear con desconocidos o mandarles material sensible/íntimo.

La frase es clara: "Piensa antes de PUBLICAR". No hay terceros, sólo una joven que no fue consciente de la posible difusión/consecuencias de una foto suya en Internet, que no es otra que la de ser reconocida por la calle.

Insisto: fomentar la vergüenza/inseguridad con respecto a la propia imagen justifica el pánico colectivo al qué dirán y hace más vulnerables a sus víctimas.

marga dijo...

excelente, estoy totalmente de acuerdo contigo. el video pone el acento en la supuesta indiscreción de la niña al colgar su foto en internet, y de la tácita libertad de acción que eso otorgaría a todos los depravados que andan sueltos por el mundo, y no al revés, es decir como dices tú, la libertad de la que todos deberíamos gozar estando esos depravados donde les corresponde: la cárcel o el neuropsiquiátrico según el caso.

tristísimo, denigrante... pero real

gracias por publicarlo y llamar nuestra atención al respecto

saludos!