RECORTES NO

lunes, 28 de junio de 2010

Lesbofobia nunca mais

No se me ocurre mejor día que el de nuestro aniversario internacional para renovar el diseño de este blog. Además, Blogger nos lo ha puesto tan fácil y bonito que no me he podido resistir.

Y ya que el Pisuerga pasa por Valladolid, el Gállego por San Mateo y el Lee por Walthamstow, aprovecho para afirmar que la celebración el 28 de junio se llama 'orgullo' porque ha sido necesario defender nuestra dignidad, aún hoy comprometida en algunos aspectos. Pero como sigue habiendo una actitud tan incomprensiblemente crítica con la forma festiva que han venido adoptando las manifestaciones de este aniversario, pongamos que no afirmaremos ya nuestro orgullo, sino nuestra más feroz beligerancia contra cualquier tipo de lesbofobia, incluyendo, claro está, la que procede de nuestras propias filas, donde la "opción" del armario sigue ignorando que implica interiorizar el sentimiento de vergüenza.

En el fondo, orgullo lesbiano y anti-lesbofobia son lo mismo, pero como lo primero parece gustar menos (por una presunta estridencia que personalmente no veo), luchemos por lo segundo, y así todas contentas.

¡Feliz día, Sisters!

5 comentarios:

farala dijo...

feliz dia, sista

Lena de mar dijo...

Feliz día, Olga!! una lesbiana feminista orgullosísimaaaaaaaaaaaa

vindi dijo...

Con retraso, pero por supuesto me uno a la celebración de este dia, y a todas las celebraciones que impliquen las libertades de las personas

Un saludo

Anónimo dijo...

Pensar que todas las críticas al orgullo son lesbófogas es hipócrita, demagogo, y tirar un poco de lo "políticamente correcto" que sabes que nadie te va a rebatir.

Criticar un Orgullo que nada tiene que ver ya con los movimientos sociales, que se olvida de la verdadera fecha (el 28 de junio) para celebrarlo a primeros de mes, que es cuando la gente tiene dinero, que está totalmente vacío de contenido político, que solo da visibilidad a unos determinados cuerpos, que tiene un cuerpo de seguridad privado que opera en la vía pública registrando a la gente, que echa de chueca a los chinos que venden cerveza, que usa los contenidos políticos de aquellos colectivos que de verdad se están partiendo la cara por la liberación sexual a su antojo, vaciándolos de contenido y apropiándose de lemas que ni entiende, un Orgullo que hace todas esas cosas es mucho más lesbófobo que algunas de sus críticas.
Cuando este año se gritó en el orgullo "aquí está la resistencia trans" se les debería haber caído la cara de vergüenza...¿qué resistencia trans?¿esa que defiende a capa y espada el binario?¿la que asume el lema de la despatologización únicamente como eslogan pero que ni de coña piensa contradecir al P.S.O.E?

En fin, el orgullo apesta a heteronormatividad, el orgullo apesta a capitalismo, el orgullo apesta a machismo...
Y es muy grave de que de las disidencias sexuales y de género se haga un negocio, es muy grabe de que nuestros derechos se haga un negocio.

Y esto NO es lesbofobia, es COHERENCIA POLÍTICA.

La lucha feminista y la lucha transmaricabollo tiene que ser mucho más radical y subersiva que unos empresarios poniéndose las botas jugando con los sentimientos de las personas, y unas cuantas personas que dicen representar a la comunidad LGTB, diciendo una nada detrás de otra.

Anónimo dijo...

Que conste que lo que menos me molesta del orgullo, es su estridencia, que tampoco veo. Mucho más estridente me parece un partido de fútbol.

Siento el parrafazo y la agresividad, pero es que me pone muy nerviosa la ñoñería de política y la hipocresía que se hasta el orgullo, porque es algo que me toca directamente, ya que la lucha por los derechos LGTB+ me importa demasiado.