RECORTES NO

miércoles, 29 de abril de 2009

Gracias Susan. ¡Canta, y que lloren!

El fin de semana pasado, un amigo me envió un mail, invitándome a ver el vídeo de la actuación de Susan Boyle. Me decía que merecía la pena invertir unos minutos en verlo, porque era muy emocionante.

Pues verás, querido J.

No he sentido emoción precisamente ante ese triunfo mundial. Desde que salió en las noticias de la tele la semana pasada, este caso me produce una mezcla de vergüenza y rabioso desprecio hacia el gran público, empezando por los 3 jueces del concurso Britain's Got Talent. ¿Una preciosa voz conquista a las masas contra todo pronóstico? Sí, y eso me alegra por ella, sin duda. pero... ¿por qué CONTRA TODO PRONÓSTICO? La respuesta a esta pregunta es lo que me produce una terrible desazón y una rabia furibunda.

TODOS, absolutamente TODOS los espectadores, los presentes en ese enorme teatro, los 3 jueces del concurso, y la inmensa y pestilente mayoría del público televisivo que vieron esa actuación, deberían presentar, por escrito y con foto de cara y de perfil, una carta de disculpas, humildes y avergonzadas, por haberse reído, ANTES de escuchar su intervención, de esa GRAN SEÑORA, Susan Boyle, encantadora escocesa de 47 años y CONSUMADA ARTISTA.

No podemos ni debemos pasar por alto que la percepción de la música, o cualquier otro arte, se estaba permitiendo la descarada frivolidad de sentenciar al descrédito y la burla a una mujer por no ser atractiva, no ir vestida a la moda, ser virgen y soltera a los 47, y REÍRSE de ella de forma tan miserable antes de conocer sus aptitudes como cantante. Debe ser que no me he enterado bien: ¿se trataba un concurso de belleza? O... ¿No será que el talento se empieza a considerar SOLAMENTE si la competencia sexual se ha demostrado previamente?

Lamento decir que la victoria de Susan Boyle sólo puedo percibirla con un regusto amargo. Es una mujer a la que me encantaría conocer, por sus múltiples y más que evidentes cualidades humanas y artísticas, con un potencial enriquecedor para cualquier ser humano sensible y deseoso de aprender. Por eso, lógicamente, me alegro por ella, y deseo más que nadie, más que ella misma posiblemente, que se haga un nombre, y tenga una carrera artística brillante, deslumbrante y larga, muy larga.

Es enternecedor, aleccionador y profundamente hermoso verla aparecer sobre ese escenario, con todo su humor amable y llano, consciente de las risas y sonrisas burlonas del público, y llena de fe en sí misma, con su voz sabia y largamente trabajada, para aplastar toda estupidez y duda infundada con una canción bien elegida, estudiada y preparada. Muy pocas serían capaces de interpretar así NI DE LEJOS esa pieza. No sólo ha triunfado una gran voz y una gran cantante, sino también la dignidad de quien ha sabido sufrir toda la vida la injusticia de los frívolos sin perder la fe en sí misma.

Además de una mujer maravillosa y una gran cantante, es una superviviente y un ejemplo de autoestima milagrosamente conservada. No creo que haya mucha gente en el mundo capaz de reconocer, aceptar y gritar con la contundencia y humildad suficientes: "GRACIAS, SUSAN, Y POR FAVOR, PERDÓNANOS". Y lo digo con cierta tristeza, porque a pesar del reconocimiento mundial a su gran voz y aptitudes musicales, todavía hay en este puto mundo muchos millones de personas que siguen diciendo: "Sí, pero coño, mira que es fea, jajajajaaaa".

No sé si seré muy estricta con la verdadera justicia artística. Yo creo que no. Me limito a defender una idea muy simple, por muy desusada que esté:

PRODUCIR EXCITACIÓN SEXUAL NO TIENE NADA QUE VER CON LA CAPACIDAD INTELECTUAL O ARTÍSTICA.

Dicho de otra manera, o sea, para tontos, en plan test:

- La voz sale :

a) De la silicona implantada en el cuerpo.

b) De los ejercicios aeróbicos en el gimnasio.

c) Del éxito del diseñador de la ropa elegida y el estilista.

d) De una laringe bien educada y unos estudios musicales.

Aaahhh, no no no. No me vale una respuesta mixta: si eliges la respuesta d), no tienes tiempo para a), b) ni c). Dos y dos nunca suman cinco.

¿Moraleja? Sí, lo habéis adivinado: estoy hasta el c... de los triunfitos de la tele. ¡Ya está bien de analfabetos con muchos kilómetros de karaoke, leñe! ¿Que Ainoa Arteta también está buena? Sí, pero... ¡ya quisieran ellos ese curriculum!

miércoles, 22 de abril de 2009

Día de rosas, libros... y algunos recuerdos

Mañana es el día de Cervantes, de Sant Jordi, del libro, el día de la rosa... Muchas cosas juntas. Y se agolpan los recuerdos en mi cabeza...

De todas las rosas que me han regalado, la más bonita esa rosa negra, para el día de San Valentín. Mi ratita quería regalarme algo realmente especial, imperecedero, y ahí está, majestuosa, inefable, imponente.

Más clásica es la roja, la que se suele regalar el día de Sant Jordi, el día que se recuerda a Cervantes. Antes la rosa sustituía al libro, ahora a menudo van juntos. Literatura y rosa, poesía y prosa, perfume y lectura.

Tengo un recuerdo ligado a Pepita en este día tan polifónico. Todos los años, el fin de semana más próximo al 23 de abril, el grupo de compañeros y amigos celebrábamos una reunión creativa. Cada asistente preparaba algo relacionado con la literatura, que podía ser un poema, un relato corto, una escena teatral... Con tema acordado previamente o libre, según la ocasión. La reunión se celebraba a menudo en su casa de Canillejas, un sitio con solera, muy propio de ella y su Kolegón... clásico y de confianza. Nunca olvidaré esa casa.

Allí, el 24 de abril 1993, leí este soneto que escribí en memoria de Cervantes, el tema convenido para aquel año. Sólo es un remedo facilón y algo cursi del famoso soneto de Lope de Vega, pero aún me gusta releerlo de vez en cuando:


SONETO DE REPENTE

Un soneto me manda hacer Cervantes;
en mi vida me he visto en tal aprieto,
pues ni soy Montesco ni Capuleto,
ni aspiro siquiera a Rocinante.

Yo pensé que no hallara tertuliantes
y aquí estoy cuadrando este cuarteto.
Espero que les plazca mi soneto,
y si no, las cuarenta que me canten.

De mis propias virtudes dudo un tanto,
temo que Don Miguel quede maltrecho
al moverse en su tumba del espanto.

Con prudencia y disculpas ya está hecho,
para ti, manco eterno de Lepanto,
esta párvula muestra de mi pecho.


Dieciséis años después, mi recuerdo, incapaz de escribir otro poema más fresco, se lo dedico a Pepita, a las rosas y libros que me han regalado los que me quieren y han querido, y a las letras universales, que tanto nos ayudan a alcanzar el consuelo, si no la paz.

miércoles, 8 de abril de 2009

Adiós, Pepita

Mi amiga Pepa Feu ha muerto hoy. Me llamó Manzanita al mediodía para decírmelo.

Hace algo más de un año, la última vez que la vi, se emocionó al verme, lloró en mis brazos, hacía muchos años que no nos veíamos. Ahora estoy llorando yo, porque desde ese día hasta hoy no he tenido la decencia de llamarla y tomarme un café con ella.

Era joven, apenas 12 años mayor que en esta foto, algo borrosa por las lágrimas que estoy derramando mientras escribo. Remontó una leucemia, pero recordemos que los milagros sólo funcionan si el cuerpo lo aguanta.

Ya no me tomaré ese café, ni esa copa de vino, ni escucharé su risa, clara y franca como una palmada flamenca. He perdido la suerte de sentir su dulce y generosa inteligencia y de nutrirme con su fuerza, tierna, cálida, untuosa y sencilla como el queso.

La vida nos cambió de sitio y nos distanció la rutina. Es duro preguntarse si hay culpa que mencionar en eso. No me consuela decir que no es culpa de nadie. Ella ya no está y sólo puedo hablar de ella. Era mi amiga, una gran mujer y excelente profesora. Nadie merece perderse tan valioso tesoro, por eso desde hoy el mundo es algo más pobre que ayer, y mucho más injusto.

Adiós Pepita, Kolegona linda.