RECORTES NO

martes, 14 de octubre de 2008

Thank Goddess I'm a Lesbian! (IIª parte)

Gracias a un link que me ha pasado una amiga, he leído una diatriba en contra de la "paga de la dependencia". Muy interesante y necesaria, sin duda.

Me ha venido al pelo, porque está precisamente en la onda de aquellas materias que, como lesbianas, podemos mirar desde fuera por no estar sometidas a la mentalidad mainstream heterocentrista, pero también desde dentro, porque también somos mujeres (con perdón de la Wittig, jejeje) enfrentadas a ese orden establecido.

Lo que sigue es mi comentario a ese post. Comprobaréis que soy bastante agresiva contra las mujeres hetero. Lo he sido conscientemente y con premeditación. No son tiempos para hacer prisioner#s. Tan es así, que no sé si la autora y propietaria de ese blog tendrá el valor de autorizar la publicación de mi escrito. Pero tenía que hacerlo: no puedo perdonar que las mujeres se llamen a sí mismas feministas si al mismo tiempo son heterocentristas. (O sea, que quieren ser dignas, independientes y tomar iniciativas y al mismo tiempo confesar que no pueden pasar sin un hombre).

Eso de estar en una situación que habilita la crítica directa (como implicada), al tiempo que me desmarca de las tendencias preestablecidas, es lo que me hace gritar, una vez más: ¡Gracias a Diosa, soy lesbiana!

----------------------------------

Cualquier lógica en materia de legislación, normativa o derechos, debe siempre equilibrar la libertad de una determinada opción con la responsabilidad que ésta implica.

Hoy por hoy, cualquier mujer puede elegir si quiere ser madre o no, cuándo y cómo (en el mundo occidental, se entiende). Por tanto, si tal elección ha sido adoptada por ella misma y NO a medias con otr@ progenitor@, las consecuencias deberían ser afrontadas por ella y por nadie más. NI SIQUIERA el Estado, a menos que, mediante una política de fomento de la natalidad en una coyuntura concreta, el Estado se comprometiese, de forma coherente, a asumir las consecuencias de tal política, compartiéndolas con l@s madres y/o padres, si los hubiere.

Entendiendo que no existe en NINGUNA legislación la definición de un DEBER de reproducirse (excluyo los dogmas de fe, que NO son ley), y que los derechos y obligaciones de padres y madres DEBERÍAN ser iguales, me gustaría saber CUÁNTAS mujeres estarían dispuestas a NO TENER hijos si les dijeran que ni el Estado ni los padres desean más nacimientos. Decidme la verdad: ¿quién PRESIONA para que haya nacimientos en este mundo ya superpoblado? ¿Hombres, mujeres y/o Estados a partes iguales? Yo creo que NO.

Las mujeres (hetero, se entiende) aún no os habéis liberado de ese MITO de “se me pasa el arroz” y en base al mismo os inventáis proyectos de vida compartidos que en realidad son muy a menudo UNILATERALES. Asimismo, os DEJÁIS arrastrar, con cierto "orgullo de género", por la autodefinición de “seres útiles” que habéis heredado de vuestras madres, y os autoconvencéis de que entendéis MEJOR que los hombres de determinados asuntos domésticos (niños, enfermos, ancianos…), adoptando un rol dominante que literalmente EXPULSA al varón de esos menesteres.

¿Consecuencia? Os encontráis solas al frente de un hogar y no entendéis por qué. El hombre ha conservado su libertad individual como cuidadano y trabajador, mientras que vosotras recogéis en el fruto de los mitos tradicionales que vosotras mismas os habíais creído: vuestra PRESUNTA superioridad en el ámbito doméstico. No se puede jugar con el fuego enemigo sin salir chamuscadas.

La labor en equipo en cualquier tarea debe establecerse ANTES de emprenderla, reconociendo a cada miembro la capacidad de tomar decisiones en pie de IGUALDAD, y rechazando cualquier intromisión que proceda de FUERA del equipo. Si tu madre te dice “a ver si me das un nieto pronto, que se te va a pasar el arroz”, no debes resolver la situación buscando un padre a toda prisa sin establecer con él un pacto igualitario, sino mandando al CARAJO a tu madre y sus JODIDOS mitos por meterse donde no l@s llaman. En cuanto al cuidado de tus padres en su vejez, o de los enfermos de la familia (los que sean), DEBES exigir un pacto con TODAS las personas implicadas y afectadas en esa tarea.

Hazte un porvenir, piensa en tener un oficio, como hacen los hombres, y si se trata de meterse en camisas de once varas, como tener hijos o cuidar de unos futuros ancianos padres, ASEGÚRATE de que TODOS los responsables de cada situación (padres, Estado, hermanos varones, etc.) tienen claras sus tareas presentes y futuras. Pero sobre todo, no te creas SUPERIOR a nadie en la toma de decisiones en NINGÚN ámbito, porque en un equipo TODOS debemos contar con TODOS, y dejarlo, a ser posible, por escrito, ANTES de crear la situación. Sólo ASÍ podremos exigir la IGUALDAD que reclamamos por derecho.

Sí, es VERGONZOSO cómo los poderes fácticos nos quieren relegar a tareas tradicionalmente reservadas a mujeres, pero ¿estamos seguras de que no nos hemos creado falsas expectativas y auto-otorgados privilegios que, al comprobarse que son puras QUIMERAS, se vuelven contra nosotras?

Pensadlo, que todavía muchas mujeres “modernas” conservan convicciones de “madres/mujeres perfectas”, “hijas perfectas”, “intuición femenina” y “sagrado deber/valor de la maternidad”.

Mucha tontería, a fe mía…


7 comentarios:

marga dijo...

coincido plenamente, pero me parece que no te van a entender (ojo, no fui a visitar el post que originó esto)

bss

Olga_C dijo...

Si no me entienden y preguntan, se lo explicaré de otra manera. Si no preguntan y me intentan descalificar... es que tengo razón :-) Gracias Marga, y un beso :-*

farala 68 dijo...

clap clap clap, madre mía, Olga ¿y no has pensado dedicarte a la politica??
;)

Olga_C dijo...

Cuando era aún muy joven y romántica, sí, lo pensé. Pero me pasó como con la enseñanza: me desilusioné y lo dejé. Aquí al menos puedo decir lo que me parece, cuando y como lo considero oportuno, y si le resulta útil a alguien, posmiraquébien :-)

moscacojonera dijo...

en esos roles también influyen otros "corsés" de este país, que ayudan a que la cosa no se mueva... muy recomendable "El subdesarrollo social de España" de Vicenç Navarro. A mí me gustó mucho.

Anónimo dijo...

Querida Olga:
Soy una antigua alumna de Pepa Feu, y guardo estupendos recuerdos de aquellos años en la facultad. Pepa era de aquellas profesoras involucradas que hacían posible que nos ilusionaramos por buscar diversos puntos de vista. Hoy que supe de su fallecimiento, lo sentí muchísimo.
Por otra parte me siento tremendamente identificada con tu artículo, pero veo tremendamente complicado erradicar muchas de esas cargas que se han impuesto a las mujeres. La maternidad/paternidad es algo que debería vivirse a partes iguales. yo soy madre por convicción no por obligación, pero en muchas ocasiones sí he sentido la caída de esa losa sobre mi. En fín, la lucha debe continuar. Gracias por tus sabias palabras. LUBEL

Olga_C dijo...

Gracias Lubel por tu comentario.

Dices:

"...erradicar muchas de esas cargas que se han impuesto a las mujeres."

No estoy segura de que TODAS esas tareas se nos hayan impuesto desde fuera. Cualquier mujer de menos de 40 años ha tenido otras opciones en la vida, seguro. Si no las ha tomado... ella sabrá por qué.